Diamonds Are Forever
Conectarse

Recuperar mi contraseña

status
Staff
~Para enviar MP solo da click en la imagen
Últimos temas
» # Blind Thoughts { Afiliación Normal || Pjs Cannon Disponibles }
Sáb Jul 30, 2011 10:21 am por Invitado

» El mandato de la rosa (Elite)
Sáb Jul 30, 2011 8:17 am por Juliette J. Ferdinan

» Dreams in New York {foro NUEVO; PJ cannon DISPONIBLES} [Elite]
Sáb Jul 30, 2011 8:15 am por Juliette J. Ferdinan

» A day in life (Daniel)
Vie Jul 29, 2011 10:19 pm por Daniel Chevalier

» Mundo Famosos (Afiliación Normal) (Nuevo Foro)
Vie Jul 29, 2011 11:43 am por Invitado

» Show me how you burlesque
Miér Jul 27, 2011 5:12 pm por Aleksandra Brooks

» Corruption in Milan [normal]
Mar Jul 26, 2011 10:06 am por Invitado

» Break The Prophecy {Recien Abierto} Foro Nuevo
Lun Jul 25, 2011 4:12 pm por Invitado

» Next Gossip Girl {Elite}
Lun Jul 25, 2011 2:11 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 21 el Sáb Mayo 02, 2015 3:01 am.
Afiliados Élite

A day in life (Daniel)

Ir abajo

A day in life (Daniel)

Mensaje por Zarah Gray el Sáb Jul 23, 2011 6:34 pm

02:45 am… sábado, creo… debería estar durmiendo pero eso es secundario. Ahora me apresuro a ponerme en pie, tropezando con las sábanas apenas salgo de la cama. Alcanzo a sostenerme de la pared y pateo con fuerza liberando mis pies mientras comienzo a quitarme el pijama. En ropa interior me dirijo al baño y lavo mi cara, necesito estar fresca y despejada. Cepillo mis dientes apresuradamente, más por costumbre que por necesitarlo realmente, pero tengo prisa y no alcanzaría a peinarme. Acomodo de manera ágil e improvisada mi cabello usando los dedos y salgo corriendo en dirección al closet. Dentro de él, impera el caos. Debo recordar ordenar mi habitación… algún día… por ahora me conformo con rescatar una camiseta blanca y desgastada que mi madre detesta y califica de Kitsch. Una exageración suya, es de mis favoritas. Ajustada en la cintura y suelta en la parte de los hombros simulando un poncho.

Enfundo mis piernas en unos jeans y me coloco apresuradamente los primeros zapatos que encuentro, que afortunadamente, no son de tacón. Ato una mascada sobre mi cabello para disimular un poco lo desordenado que está, recojo la cámara fotográfica y mi bolsa de hilo tejida en colores que están sobre mi escritorio, echo dentro el ipod y el celular, y finalmente, corriendo el riesgo de romperme una pierna en el intento, salgo disparada en dirección a las escaleras. Mis padres tienen el sueño bastante pesado y no se dan cuenta, ni siquiera cuando maldigo en voz alta y tropiezo en los últimos escalones y terminó recorriéndolos de sentón. Un viaje más corto. Mis perros son otra historia, se han dado cuenta de lo que planeo hacer y me siguen moviendo la cola, esperanzados de que los llegue conmigo. Sandy y Pooka son los más insistentes. Me paso por la cocina para tomar una botella de agua y una manzana del refrigerador. Saco un paquete de galletas de chocolate de la alacena y meto todo apresuradamente en mi bolsa. Nuevamente tengo que esquivar a mis entusiastas mascotas para llegar a la puerta de mi casa y salir rumbo a la cochera. Afuera, todo sigue oscuro. Suspiro porque preferiría tomar el colectivo para ir a mi destino, pero no quiero perder tiempo. No cuando durante mis sueños se presentó ante mí la temática perfecta para mi proyecto escolar de fin de mes. Me paro frente a la cochera y es entonces cuando recuerdo que mis llaves están al fondo de mi bolsa, debajo del maquillaje, el agua, la manzana y todo lo demás. Meto la mano, total, más desorden dentro no puede ser posible. Recupero mis llaves y abro la puerta automática de la cochera. Saco mi Beetle, que a esas horas luce de un verde varios tonos más obscuro. Cierro la puerta y olvidando que son las 3:00 am, que estoy en una zona residencial exclusiva en Upper East Side, y que la mayoría de la gente duerme, piso el acelerador y arranco con un chirrido de ruedas que seguramente, despertó a más de uno.

Conduzco rápido, ahora con el estéreo encendido, la voz de Frank Sinatra me hace compañía durante todo el trayecto hasta llegar a mi destino. El sitio con el que soñé. Afortunadamente aún no amanece. Llevo mi auto al puerto, buscando un punto estratégico desde el cual pueda apreciar la Estatua de la Libertad aún sin necesidad de cruzar en transbordador con rumbo a la Isla. Observo mi reloj. Falta media hora para que amanezca. Debería haber traído un suéter… ahora junto al mar la brisa es fresca. Salgo del auto y me dispongo a preparar mi cámara. Una sesión de fotos secuenciales de la Estatua de la Libertad mientras amanece, captando los matices, las luces, todo lo que mi lente pueda capturar. Soñé con ello y en base a estas fotografías, elaboraré mi proyecto final. Mordisqueo la manzana mientras coloco los audífonos de mi ipod en mis oídos. Es peligroso estar aquí, a esa hora y sola, pero es un precio bajo a pagar a cambio de las maravillosas fotos que tomaré. Me cargaré una bronca con mis padres… debo recordar enviarles un mensaje al celular para que no se preocupen. Termino de comer mi manzana mientras Something resuena a través de mis audífonos. Tarareo el coro mientras comienzo a notar el cambio que precede al amanecer. Sonriente, retiro la tapa protectora del lente y enfoco. Camino un par de pasos alejándome del auto en busca del ángulo perfecto. Encuentro el ángulo perfecto, mi dedo se desliza con suavidad para sacar la fotografía y entonces, de la nada, un rostro aparece entre la Estatua de la Libertad y mi lente.
¡Que un mal rayo te parta!exclamo enfurecida retirando la cámara para mirar furibunda a la persona intrusa que acaba de joder mi proyecto. Y claro, la furia sólo disminuye un poco cuando veo quien es. ¡Por Dios Daniel! ¿Por qué tenías que atravesarte entre mi cámara y la Estatua? increpo mientras observo el mágico momento irse. El sol ya va despuntando. Suspiro y apago la cámara. Tendré que pensar en otra cosa. Entonces reparo en algo, algo que debí notar antes pero que la ira no me dejó ver ¿Dan? ¿Qué haces en Nueva York? vamos... una pregunta algo tardía, pero ahora que caigo en la cuenta, él debería estar en Francia... ¿O era en Inglaterra? En algún país al otro lado del mundo en todo caso.
avatar
Zarah Gray

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 12/07/2011
Edad : 25
Localización : En las nubes.

Volver arriba Ir abajo

Re: A day in life (Daniel)

Mensaje por Daniel Chevalier el Vie Jul 29, 2011 10:19 pm

El día anterior había llegado a Manhattan, aún me afectaban un poco los horarios, eran las seis de la tarde aquí y sentía el peso de la madrugada sobre mi espalda sin embargo, trate de mantenerme despierto lo más que pudiera para acostumbrarme, además, mañana le daría la sorpresa a Jocelyn de mi mudanza. A eso de las 11:00 pm no pude soportar más y caí rendido, al menos había ya alquilado un coche a mi gusto con el que me podría transportar estos días en la búsqueda de un loft que se adecuara a mis necesidades, por mientras, nada me importaba más que poner mi cabeza en la cómoda almohada de 4 seasons.
- RIIIIIIIIIIING - Escuché mi móvil sonar. Volteó a ver el enorme reloj barroco de la pared y dictaban las 3:00 A.M. ¿A quien diablos se le ocurre marcarme a estas horas? Aún somnoliento tomé el celular - ¿Bonne Nuit? - Dije con un tono un poco enfadado y sin ánimos a la vez que soltaba un enorme bostezo pero toda la pereza se esfumo al escuchar quien estaba al otro lado del auricular.

- Daniel, ¿Acaso tienes resaca? - La voz estricta y preocupada de mi madre resonó en mis oídos - Te digo, la vida folle y libertin americana - su tono despectivo hizo que soltara una risa que trate de ocultar. Definitivamente era una mujer a la ancienne - Bonjour Sra. Chevallier pero son las tres de la madrugada por acá, en caso de que te preguntes si tu hijo se pasó toda la noche con drogas y mujeres con vestidos cortos con estampados de la bandera americana mientras nadaba en cerveza - No aguante la risa, sabía lo que venía - Daniel, no juegues con mi coeur así - me exclamó muy fuerte - Excuse, se me olvido lo de los horarios, solamente quería saber como estaba mi hijo...- me dijo con un tono más sereno. Me lleve una mano a la cabeza mientras trataba de evitar otro bostezo - Un poco cansado... pero bien, no te creas yo tampoco me he acostumbrado, es muy temprano para eso - solté honestamente mientras me levantaba de la cama - Y... esa mariée tuya ¿sabe que estas ahí grumeaux? - Sabía, sabía lo que quería decir, aún no aceptaba a Jocelyn pero esperaba que con el tiempo, al vernos estables la pudiera aceptar - No, pensaba ir esta tarde y darle la sorpresa - Le respondí y después de media hora de plática al fin colgó, nomás que estaba con la problemática de que... ya no pude conciliar el sueño.

Duré una hora rodando, hasta viendo informenciales pero ya no pude dormir. Después se me ocurrió la idea más brillante de todas. Le daría la sorpresa a Jocelyn en la mañana con un pequeño Brunch. Marcaría a su casa a las seis para pedir ayuda a su nana pero por mientras, tenía dos horas que desperdiciar. Tome un traje casual y las llaves de mi coche y me fui a unos de los lugares más clichés que cualquier turista visita, la estatua de la libertad... Me quedé un buen rato observando a la doncella de hierro cuando sentí un par de gritos detrás de mí. Nomás alcancé a reconocer una mata roja de fuego maldecirme. La tomé de las manos para ver si me reconocía y así sucedió. Solamente me limité en darle un beso en la mejilla mientras la soltaba para después revolver su cabello con mi mano. - Como diría una canción que bien conoces...- le solté sonriente mientras miraba la puesta de sol - If you dont take her out, you are gonna find her gone - hice una pequeña pausa para ver si captaba de que canción hablaba y entendía lo que quería decir
avatar
Daniel Chevalier

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 14/07/2011

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.